Todos los días somos alguien distinto, empujados por la inercia de quien fuimos ayer y el impulso de quien creemos ser.

lunes, 13 de septiembre de 2010

Dominante

Tan distante... lejos de mi pero tan cerca a la vez. Voy recibiendo todos tus movimientos, sumida en una depresión alegre, donde escucho atentamente. Imposible, me volves incapaz de hacer cosas capaces. Me arrebatas las palabras de la boca, como el viento las hojas. Mi vida esta llena de monotonías, donde reprimo mis impulsos por miedo a hacer algo arriesgado, ya me olvide de lo lindo que era. Tan perfecto para mi pero siempre tan diferente, oh nene tus silencios son tentaciones para mi, como el diablo tienta hacer maldades. Esos momentos cruciales donde nuestras miradas concuerdan y siento que canto al unisono con el universo, ocupando todo mi campo de visión ya no se si llovía o hacia calor. Pero estas tan lejos, me sos tan inalcanzable que incluso antes de pensar en vos ya estoy triste. Buscando la desesperanzada oportunidad de mostrar quien soy, pero (el que vos seas patéticamente hermoso y complicadamente inteligente) se me hace ya imposible manipular los momentos, los silencios y minutos para crear la supuesta situación perfecta donde hipotéticamente dejaría al aire todos mis impulsos. Estas en frente mio, amable y yo soy tan cruda queriendo ser tan tierna, las emociones se dan vuelta, los personajes se confunden, los escenarios nunca estuvieron concordes... el mundo se da vuelva y vos sin saberlo estas impidiendo que lo acomode.

1 comentario:

  1. Cuando menos lo querés (o necesitás) te dan vuelta como una media. Pero de la misma forma, lo inalcanzable te cae en las manos cuando menos lo esperás. Si fue un momento de inspiración, es hermoso. Si es de verdad, mucha suerte.

    ResponderEliminar