Todos los días somos alguien distinto, empujados por la inercia de quien fuimos ayer y el impulso de quien creemos ser.

miércoles, 29 de diciembre de 2010

Susurrantes

Todo esta tan vació, sos el pasado convirtiéndose en presente. Se detiene el tiempo cuando pienso en vos, ahí.. observando desde la esquina del 12, ansioso de llegar y tocar aquello único que marque de una vez a las 5 horas comprimidas en solo un instante: tu nombre. Ondas y rulos en mi cama, espirales en el techo y agua en el suelo, me ahogo. ¡Maldito roba pulmones, tengo todo el aire del mundo pero no puedo respirar! No seas así, no compliques las cosas, es que vos todavía no entendiste. Y yo todavía no entendí que no entendiste, nadie dijo que fuera fácil, se supone que tiene que ser difícil.. es todo tan simple que se vuelve complejo.
Nos cruzamos, nos miramos, nos pensamos.. pero ¿me vas a negar que vos no sentiste que yo no termine de decir lo que quería decir? Bueno, porque yo lo note en tus ojos, no dijiste lo que ansiabas decirme. El viento de mi ventana, entra pero no sale, me empuja, me presiona hacia el interior de mi propio llanto, desconsolado, enredado. Las venas, laten angustiadas, desgarrando mi corazón, desgarrando a la vez el tuyo. Si vos no hubieras sido así y yo no hubiera sido.
Yo soy solo una niña, una niña acobardada porque el mundo demuestra crueldad y yo extraño la seguridad de las frasadas de la habitación de mis padres. No entendés que me escondo porque no se de que asustarme primero. El pasado me apuñala por la espalda y el futuro me amenaza, y sigo acá.. como una niña que busca sus canicas, tratando de encontrarte, para realizar mi presente.

1 comentario:

  1. Hey, muchas gracias por la publicación. Muy contenta. Pronto empezaré nuevamente a postear más escritos, es como una terapia...
    Muy bueno, me gusta lo que venis haciendo. En cierto sentido podría decirse que escribimos parecido...
    Te sigo los pasos. Saludos!

    ResponderEliminar