Todos los días somos alguien distinto, empujados por la inercia de quien fuimos ayer y el impulso de quien creemos ser.

lunes, 18 de julio de 2011

¿Dónde quedó el fulgor?



Cuando menos lo pensamos, cuando menos buscamos, tal vez incluso cuando menos lo imaginamos... un mundo de malvaviscos, de paletas, chupetines, chocolates y gomitas puede aparecer adelante nuestro. Solo hace falta un ingrediente además de cerrar los ojos, y no es polvo de hadas, ni un millón de pesos, simplemente tenes que dejar a tu mente volar, volar e imaginar mas allá de lo posible.

2 comentarios:

  1. La imaginación te permite volar.

    Saludos.

    ResponderEliminar
  2. Sólo la imaginación nos puede salvar de la mediocridad de la cotidianeidad...
    Y es algo que no se corrompe, que si uno la entrena cada vez va más allá...

    Muy buen blog...

    Saludos!

    ResponderEliminar